Amistad Incondicional

Diario de una amistad incondicional

Enero 15¿De qué forma te fue en Navidad y Año Nuevo? Llame para saludarte mas no te Hallé, que hiere. Deseaba contarte lo bien que la pase y todos y cada uno de los propósitos que espero cumplir este ano. Imagino que ya empezaste clases y que agobio con el trabajo, a todos nos pasa en ocasiones.

 

Esperemos pronto podamos charlar. Debo contarte muchas cosas.Marzo 25Aun no se de ti… y si bien te mando muchos emails, jamás me respondes. ¡Ya sé! Lo más probable es que te hayas tomado las justas vacaciones de las que me charlaste hace cinco meses. Recuerdas que te afirmé que la playa era excelente. Y ese hotel del que me constaste debe ser precioso. Esperemos la estés pasando bien.

 

 

No te olvides de emplear bronceador y de adquirirme algún souvenir.Mayo 8Ayer me sucedió algo horrible, y para empeorarla… no tengo absolutamente nadie a quien contarle. Te llame mas solo escuche tu voz en la contestadora… deje un pequeño mensaje, esperemos y no se borre. Me agradaría mucho poder contarte el enorme inconveniente que tengo, si bien ya sé que es imposible hallarte en tu casa a esta hora. Mas como tu afirmabas.

 

 

Yo siempre y en toda circunstancia hago una tormenta en un vaso de agua. Quizás mis inconvenientes no son tan estresantes como los que tu debes tener.Julio 27¡Feliz Aniversario!… Te he llamado dos veces. Tu mamá y hermanos ¡ya me desvarían! Me afirman que incluso no llegas de la escuela y que por la tarde tienes tu trabajo y pues… hasta en la noche te puedo localizar. Solo deseo decirte que te deseo lo mejor y que me agradaría proseguir siendo una parte de tu vida por muchos años pero. Al final de cuentas. ¿Cuantos aniversario hemos pasado ya juntos desde el momento en que nos hicimos amigos?… Mi regalo esta en camino, esperemos te guste.

 

 

Septiembre 11Recibí tu correo electrónico. El chiste estaba jocoso. No se si te enteraste, mas estuve unos días en el centro de salud. Nada grave, un pequeño cefalea. Algo como la jaqueca que siempre y en toda circunstancia has sufrido. El Doc. desea hacerme unos estudios para estar seguros que todo me “funcione bien”. Y le digo que “Mala yerba jamás muere”. Si bien en el fondo, estoy algo preocupada.Octubre 7Ayer fue mi cumpleaños… Entiendo que lo hayas olvidado, hace cierto tiempo que no charlamos y bueno… tu tienes mucho que hacer.

 

 

Aguardaba que llamases para decirme “te estas haciendo vieja”, mas por mucho que el teléfono sonó no eras tu. Sabes, desde mis días en el centro de salud me he sentido algo enclenque, quizá sea que no he estado comiendo bien. Ahora recuerdo que es temporada de exámenes. Lo más seguro es que estés batallando con el de Álgebra y de ahí que no llamaste… siempre y en toda circunstancia fuiste muy malo en álgebra.Octubre 20Algo me marcha mal. Esta en mi cabeza. El Doc. afirma que deben darme quimioterapia antes que avance más mi inconveniente. Yo digo que voy a salir adelante, mas mis papás se ven preocupados. Esperemos tuvieses tiempo de llamarme.

 

 

 

Siempre y en todo momento sabes decir las palabras precisas en el momento en que me siento deprimida. Te extraño mucho y me agradaría que estuvieses acá para mi primer dosis de radiaciones.Noviembre 30Quimioterapia es lo peor. Mi pelo se comienza a caer, tengo muchas nauseas y prácticamente ni me levanto de la cama. Mis uñas se caen en pedazos. ¡Mis uñas! ¿Recuerdas que siempre y en todo momento criticabas mis uñas, manos y dedos tan largos?… Si me vieses ahora, creo que no me reconocerías, baje de peso y prácticamente he perdido la mitad de mi cabellera. Se que el día de ayer fue el primero de los días de tu trabajo. Tu no me lo has dicho, mas me entere por Moisés, me afirmó que hablo contigo y bueno… el me lo contó. Ojalá en este trabajo todo salga genial.

 

 

Enero 11Al fin. Ahora descanso de todo. Recupere mi cabellera y mis uñas volvieron. No más nauseas ni dolores. Acá estoy apacible si bien en ocasiones me mortifica saber que mis papás prosiguen llorando por mi. Desde acá puedo ver lo que haces. Se que no te has enterado de lo que sucedió conmigo. El día de hoy conociste a alguien que lleva el que era mi nombre… Curioso ¿no?… recuerdo que siempre y en todo momento afirmaste que mi nombre era extraño y tu pensaste:¿Hace cuanto que no hablo con ella?Marzo 4Hace 1 mes que te enteraste.

 

 

¿Trágico no? Y el día de hoy visitaste mi tumba y me llevaste tulipanes, mis flores preferidas. Estuviste conversando con la placa que lleva mi nombre y mientras que recordabas nuestras aventuras… te vi plañir. Me hubiese agradado estar ahí para abrazarte, consolarte y adecentar tus lagrimas, mas por desgracia ya no estoy. Mas lo esencial es que estoy feliz, si bien me pone triste saber que tu no lo estas. ¡Y no es cierto eso que afirmas!… ¡Siempre y en toda circunstancia fuiste un buen amigo!Abril 7No te culpes de ahí que.

 

 

En ocasiones uno esta tan estresado que se le olvida respirar. Es cierto lo que afirmas mientras que aprietas esa fotografía nuestra cuando íbamos juntos a múltiples partes. Cuantas cosas vivimos juntos y cuantas deseaste contarme. Perdiste la ocasión. Si, es cierto desaprovechaste el tiempo en cosas que quizás no eran tan esenciales como pensabas. Yo no te culpo incluso cariño el tiempo en el que fuimos amigos y si volviese a tener la ocasión de reiterar todo no lo pensaría un par de veces.

 

 

Para mi siempre y en toda circunstancia vas a ser mi amigo… mi mejor amigo. Aunque… tu hayas perdido mi amistad por siempre.